Itzamná Maldito Predicador

No comments

itzamna-malditopredicador2016Itzamná es una banda de thrash1 de Guatemala formada hace solamente un par de años. Después de un par de cambios en su mínima alineación, han logrado formular una intensa primer propuesta en un demo de menos de 15 minutos de duración.  Su música consiste de una agresión centrada en las frases rítmicas de la guitarra apoyadas por un bajo y batería funcionales.  El estilo de voz aquí utilizado no responde a ninguna descripción de canto y son poco más que gritos emocionales que le dan un carácter más callejero al todo, por estar ésta tan al frente de la música.  Tanto la batería como la guitarra muestran un uso eficiente de una variedad de influencias que son implementadas de manera sutil y elegante dentro de su presente contexto.  Resulta difícil verlas si no se las conoce específicamente.  Su ejecución es humilde mas no se extiende más allá de las habilidades de los músicos, permitiéndoles a estos desenvolverse efectivamente.

Lo corto de las canciones se debe a que no se explotan estructuras de versos y coro para alargarlas, sino más bien una o dos repeticiones de versos y un area de solos atonales e interludios tierrosos, los cuales magnifican y enfatizan el poder del alarido de rebelión fundamental de Itzamná.  La intención de las piezas es la de ofrecer un puño a la cara que lleve una palabra, una expresión, a la cara de quien lo escucha.  No se pretende adornar el mensaje, sino más bien mostrar el aínco de su desprecio por el sistema, y la brutalidad de la realidad a la que responde.  Se desarrollan desde la experiencia de individuos en contacto con la vida y condiciones más lacerantes del ámbito social centroamericano.  Quien conoce la realidad de estos países no necesitará más explicaciones al respecto.

Arte de calidad no es algo de lo que se puede prescindir si se pretende llevar una vida más allá de lo bestial en el ciclo mundano de trabajo y recompensa material.  Mas no todos comprendemos calidad de la misma manera.  Para algunos tiene que ver estrictamente con estándares de producción en el estudio y la perfección de ejecución del músico.  Otros tenemos distintas formas de comprender la palabra en tanto a lo que personalmente consideramos importante.  Una cosa es clara, sin embargo, y es que la primera forma de juzgar calidad se queda en el utilitarismo, jactándose con sus dos siglos y pico de una forma de pensar que piensa que porque puede cuantificar un cierto aspecto, cuando en realidad se vuelve ciego a todo lo que el arte pretende otorgar.

En tanto el arte en su acepción trascendental es alimento para la mente y el espíritu, su ética, por así llamarla, se rige por la belleza del rigor —y asimismo el rigor de la belleza.  ¿A qué nos referimos con esto? En términos sencillos, al balance y la verdad.  Una obra de arte se mide en distintos planos de percepción y análisis, desde lo estrictamente estructural en la partición de notas en una partitura, hasta cuestiones concernientes a la esfera de la filosofía e ideología.  Y aunque se dice que verdades hay tantas como puntos de vista, éstas sólo son auténticas en tanto conectan con una aprensión efectiva de la realidad.  La realidad a su vez, es única, y yace detrás de la verdad auténtica percibida por cada quien.

Maldito Predicador es una muestra de modesta aunque prometedora calidad, en los términos aquí presentados.  Cabe resaltar que es una de las pocas en la región que, como ya hemos mencionado antes, ha demostrado ser de menos productividad artística que las regiones geográficas principales donde se desenvolvieron el punk y metal.  El aprecio del autor por este primer trabajo viene de su percepción de la autenticidad y movilidad que muestra la música de Itzamná, a pesar de su obvia falta de apego a lo que se considera como refinado.

Se percibe pronto que el lado más consciente del concepto detrás de la música es de carácter social, más su lado escondido nos habla de una independencia de pensamiento y rebelión más allá de política e ideología que es la base y el comienzo de la libertad espiritual.  No se va aquí más allá de ese avistamiento obscurecido de lo transcendental, mas quien puede, le percibe, y se le otorga respeto.  En cuanto a lo qué esMaldito Predicador es una auténtica manifestación de profunda rebelión que expresa los justos clamores de rabia que emanan de la psique colectiva centroamericana.

itzamna001


1El thrash es un género musical de los años ochenta el cual deriva su actitud central (y de ahí su estrategia musical) del punk que toma sonidos del metal extremo de la misma época.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s