C.R.U.E.L. Cantus

No comments

C.R.U.E.L. nos muestra una percepción de la realidad más demente que cósmica, abrazando fuerzas del subconsciente en lo que parece una acción de suscitar y evocar fuerzas subconscientes —esa parte de nosotros sujeta a demonios a los cuales el humano común sirve de inconsciente esclavo y perpetuo alimento. En Cantus especialmente, y mas aún que en las obras anteriores, se sienten enfocar los instrumentos a el mantenimiento de una tensión particular, con cadencias enfáticas de fuerte inclinación percusiva, dándole así un tono más fácilmente asimilable desde Abajo. Lo que vemos como el cuerpo principal de la presente obra es, tal vez, menos de dos tercios del total, y el resto consiste en sutiles sonidos, susurros y breves teclados espasmódicos de los cuales surge el metal como forma concreta.

La búsqueda y descubrimiento de este proyecto todavía se estaba concretando para cuando se dejo venir el presente demo, el cual muestra un C.R.U.E.L. de una voz  propia más clara que antes, si bien no del todo destacada todavía; para ver a un C.R.U.E.L. del todo desarrollado tendremos que esperar posiblemente para el siguiente álbum entero, el cual seguramente reunirá las lecciones aprendidas durante la última década y finalmente refinadas hasta el preludio suave y restringido que es Cantus.

Como mucha de la música por individuos de esta talla, el oyente ha de aproximarse a la recepción del arte con detenimiento y respeto, por directo y sencillo que parezca de primera mano el material; en el caso de la presente obra, ese lugar es uno que sea adecuado para rituales herméticos y obscuros, lugares que faciliten la introspección, y que permita por medio de un enfrentamiento y encarnación de pasiones suprimidas una unión en máxima expresión con ellas. Para esto podría ser utilizada esta música, para quien tenga la valentía de mirar directamente y hacia adentro como corresponde; cada quien lo hace a su propio riesgo, y el humano corriente, por supersticioso o con ínfulas de superioridad moderna, puede ser excusado, y reírse y pasar de largo le sienta mejor.

En Cantus, además, se nos otorga una banda de sonido que, percibida y seguida como si fuese la pauta de un ritual, promete abrir cuartos abandonados y pasadizos olvidados a los lados mas recónditos de nuestra mente y la inmediata realidad velada. El canto, en su uso tradicional y religioso, tiene como objeto primeramente alterar el estado interno del practicante; yendo más allá, sin embargo, y en una vena quizás un poco más esotérica, también la de alterar la composición de los alrededores por medio de este cambio en el practicante en calidad de portal entre lo visible y lo invisible, lo evidente y lo oculto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s