Carlos Castañeda Viaje a Ixtlán

Supe acerca de esta valiosa obra por medio del caballero A.N., quien tuvo la gracia de recomendarla como instrumental en un cambio severo de mentalidad. Afortunadamente, los cambios sugeridos y experiencias básicas no me eran ajenas, por lo cual la obra cayó en tierra fértil y saludable para una interpretación realista y sana, sin descartar o restar por esto las posibilidades más extremas…


§ Lo relevante


El Viaje a Ixtlán, de Carlos Castañeda, trata de un estudiante universitario quien llega a buscar a un viejo indio, con fama de brujo y vagabundo, para obtener más acerca de plantas con propiedades psicotrópicas. La historia se complica cuando la persona que encuentra no es la que esperaba, en más de un sentido. Sin embargo, Don Juan, el brujo, no es ni el borracho de mente débil que el pensaba, pero tampoco es una persona predecible en lo mínimo.

La forma intrigante en que el brujo le comunica pequeños datos al joven Carlos, al mismo tiempo que esquiva los intentos del estudiante por controlar la interacción o cualquiera de las situaciones, llevan a una serie de sesiones de aprendizaje interno y realización que confirman al joven como un aprendiz del viejo.

 A muchas personas les parece incomodar el no tener certeza de saber si el cuento relatado en Viaje a Ixtlán es verídico. Parecen querer aferrarse a una historia fascinante en lugar de leer entre líneas o, más difícil aún, seguir las directivas explícitas de Don Juan para hacer cambios reales y drásticos dentro de la vida de uno. La razón por esto quizás sea que la mayoría siempre esta buscando una ilusión más a través de la cual escapar de sus miserables vidas, y no la manera en la cual una acción decisiva.

Una nueva manera de ver y comportarse en la vida necesita una interrupción del flujo de lo usual y por medio de voluntad propia desatarse en una dirección totalmente distinta. Se puede así transformar la vida propia de tal manera en que la fantasía como tal se vuelve innecesaria, y las historias tienen todas un valor de moraleja e inspiración se conectan directamente con la realidad a través del entendimiento.


§ Lecciones


La mayor parte de la obra en cuestión contiene técnicas de enfoque, meditación, así como lecciones de conducta y formas de pensar; la efectividad de tales no tiene nada que ver con la veracidad del evento en el diario de Castañeda, pues las situaciones relatadas tienen como objeto ser nada más un marco accesible para la transmisión del conocimiento. Quienes no puedan ver más allá de este punto se cuentan a sí mismos como incapaces de recibir dichas lecciones, y así se auto proclaman no merecedores del contenido, atascándose en el primero de varios retos intrínsecos a toda enseñanza esotérica.

Las prácticas sugeridas podrán resultarles extrañas y hasta un poco cómicas al lector común, pero quien tiene a la acción y tiene una mente curiosa por naturaleza no dudara en prestarles atención con la intención de sacar algo de provecho. Además le enseña Don Juan a Carlos las que podríamos llamar técnicas de aprehensión: formas de alterar la percepción del mundo a distintos niveles del proceso cognitivo, y sin la necesidad de agentes alucinantes. En especial se estresa el poder dejar de lado las formas de percibir el mundo ya aprendidas (llamadas ‘esquemas’ en psicología cognitiva moderna), para comenzar a desatar areas de percepción que normalmente el individuo no utiliza, y de las que quizás ni siquiera esté al tanto.

Lo importante para quien entiende el valor de dichas técnicas no es la fascinación de la experiencia nada más, especialmente en lo que concierne a su carácter mágico, por así llamarlo. Más bien, en la contemplación y subsecuente absorción de los elementos de la experiencia alterada en sí. Don Juan enfatiza una forma de vida, cuya actitud y reglas personales el delinea bajo el arquetipo del guerrero, y que esencialmente se basa en el hacer cada cosa, por más pequeña que sea, con propósito e intención en mente, haciéndose responsable por el uso más pequeño de cada momento y movimiento en consciencia de que nuestras vidas mortales son cortas.

Finalmente, el primer y último concepto, el cual se verá como fundamento y asimismo como resultado de todo el esfuerzo, es lo que Castañeda llama parar el mundo. Algo demás extraño para quien no está acostumbrado a una concepción esotérica de lo místico —el aprendizaje esotérico tiene bases racionales y lógicas, haciendo uso de toda clase de prácticas y formas de expresión con el objetivo de ocasionar una experiencia interna que lleve a cierta comprensión. Al detener el flujo de imágenes del mundo que habitamos, en la manera en la que estamos acostumbrados a percibirlo, se nos facilita entonces la alteración de nuestros pensamientos con respecto a esta, efectivamente vislumbrando puertas a otros mundos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s