Riddle of Meander Orcus

Riddle of Meander play what we could easily describe as “standard black metal”, in that it adheres to the usage and application of technique and composition style that characterizes the genre; such strict adherence, however, does not in any way impede them from presenting ideas of their own as someone who is expressing himself in any human spoken or written language does not need to reinvent the wheel of the language or the way ideas are expressed in order to deliver a valuable insight. The music here remains mostly at around a guarded slow-to-slightly-fast pacing, while introducing blast beats for intensifying effect without letting them be an afterthought; this is perhaps one of the greatest accomplishments of this album: that despite the non-innovative approach it is able to subsume a variety of vocabulary to its own purposes without them ever feeling out of place or as a collection of tropes, as one spirit is expressed through them.

Orcus is the second full-length album by Riddle of Meander coming out two years after their debut, End of All Life and Creation, and greatly improving upon it in terms of dynamism (in the sense of organic mobility between more distinct modes of expression) without losing in the strengths of the first; we find here that the composer of the music is more sure of his decisions, and while we saw a prudent shyness about the adventurousness and twists in the music in the first album, Orcus embraces what were occasional jumps and reserved hints and now makes use of them unabashedly to move the music forwards with increased potency, allowing the music to thrust not only forward but farther into different territories.

The music in this mature release shows a band that is in dominion and has a certain focus, thereby carrying the music beyond, or raising it above itself; and while this statement might be misconstrued by applying a dualistic interpretation of a separation between form(aesthetic) and meaning(essence), what is actually meant here is that one can perceive and trace a goal in the music, perhaps expressed through the progression of moods and changes, however small they are, that makes the music not about its presentation or about a conceptual idea to which the music is soundtrack, but as the music as the enacting of the action itself. In effect, this is music as it should be, encapsulated and holistic, well-rounded and concise despite expressiveness.

In light of these highly positive traits, there is something to be said for the lyrical content, at least in what one may glimpse from the titles of the songs; for now it may suffice to say that one may find here more than your average satanic expression, divested from the usual mother worship or simpleton craving for destruction that one may see more commonly paraded elsewhere; instead, there is an interesting combination of references to witchcraft in its very earthy and private sense —the only way it can be remotely in touch with reality— and a black alchemy, the ars regia of self-realization and self-overcoming, thus hinting at a more Traditional approach to living that address the need to counter the tide of the current era.

Watain Casus Luciferi

casus-luciferiLet us start out by making it clear that this is a commentary on the music of this album.  It is not about the ideology whence derive its lyrics, the authenticity or truthfulness of it, the religious devotion of its members and even less what fans of the band feel about WATAIN.  Each of these things has its place and time, and there might come a time when attention is given to a discussion of the metaphysical component in the promulgation herein contained.  For in exploring Casu Luciferi, it becomes plain to the knowledgeable analyst that to capture its whole worth it is necessary to approach our experiencing of its musical content from the point of view of its lyrical content as parting point and sole center.  It is only in this way that the haphazard organization and streamlined production of parts makes sense in their assembly as we see it in the final product of the album.  It is proper, therefore, even before we proceed into other matters, to state that this originating locus of events is rich in content (however, extra musical, and not pertaining it) and that in light of it the experience of the whole derives considerable meaningfulness.

Musically, the music of WATAIN in general provides us with a unique opportunity to address the topic of music composition quality in black metal (or in metal as a whole, for that matter).  The reason for this is that, correctly understood, composition works at all levels of relations and developments within the music1, taking care that not only that performance execution is flawless and balanced, but that the narrative of the music (which, again, is not the same as lyrical narrative) is coherent throughout the piece and beyond any single part.  Now, Casus Luciferi is able to achieve the former as any high-end professional product requires2.  The latter is at first compelling, yet detailed listening reveals its patchwork method that leaves much to be desired for the refined listener of music.  Single sections are elaborate, beautifully eloquent and deeply stirring and which, when compounded with the content of the lyrics, are able to summon up auras and images of great potency.  Where, then, lies the deficiency of such a solid-sounding music with esoteric reflections of considerable consequence? Simply put: in its complete disregard for concrete musical development.  That is to say, parts have minimum relation to one another, from the strictly musical point of view, achieving cohesion merely from a very well-defined artistic voice and an enviable clarity in focus.

Nevertheless, if we then do take Casus Luciferi as a theatrical narration rather than a purely musical one, not only is the reason for its popular success at once apparent, but its true value allowed to shine through what at first seemed like limitations.  What follows now is a brief but gradual explanation of this statement.  As with many other shock and contrast-based musics, WATAIN can hold the attention of a popular audience for long periods of time.  This especially true when there is a consistent action directed at hypnotizing that occurs at through channels other than the music itself.  Each of the parts is high-intensity, transitions non-existent and adjacent sections tend to be highly contrasting in mood.  These characteristics ensure a constant stream of new sensations which keep the listener in a constant state of high emotional flux.  In general, this is a recipe for disaster, but as was previously mentioned, WATAIN balance this out by making use of a very precise and consistent style and personal voice.  In doing so, Casus Luciferi is able to win over the favor of a more refined audience with particular needs and intellectual inclinations.  In general, as well, the popular masses do not mind when the result is indeed a catastrophe, because they cannot see it and instant gratification is all they care about.  But when such an approach is used conscientiously and with razor-sharp focus as we see in Casus Luciferi, a wholly different monster is created.  Those who can see through the ruse, will also be able to appreciate the value of its counter-balancing elements, and what is more important: the aural and conceptual spires built on top of them.

 


1Musical content will only pertain the lyrical content insofar as the musicians are able to channel those verbal and abstract ideas through intuitions coherently into an observable and intelligible organization —system of relations— of the tones and frequencies, not those verbal meanings themselves.
2 WATAIN as a band is renowned for its live performances, famously enacting veritable musical rituals that entrance members of the audience with varied levels of understanding and perception, thus demonstrating the power of their act itself.

Abyssum Poizon of god

poizonofgodHabía pasado poco más de una década luego de la aparición del álbum debut de ABYSSUM, Thy Call, cuando la voz guía del proyecto, Rex Ebvleb, finalmente publicó un segundo álbum completo titulado Poizon of god. Este ofrecimiento tomó lugar en el año 2008, y fue tanto un paso hacia adelante como una evolución oscura del trabajo anterior. No está fuera de lugar señalar que de la mente maestra de ABYSSUM emanan asimismo otras manifestaciones de mundos paralelos capturados de maneras varias que canalizadas con destreza hacia distintas músicas como receptáculo . Se uniría a dicha empresa Akherra Phasmatanás, cuyas valiosas aportaciones irían más allá de apropiado arreglo musical y sobresaliente percusión, y quien también prestaría sus talentos en el campo del arte visual.

Continuando en la misma línea metodológica de Thy Call, esta nueva encarnación musical no se concentra en lo que podríamos llamar las “secciones metal”, y en cambio, usa las secciones con distorsión  en la guitarra  y percusión agresiva como una gama de colores más a disposición de una música ambient negra. En general, la técnica de composición debajo de todo no varía de manera significativa de aquella distante primera incursión, sin embargo, podemos escuchar un rango más amplio en la pigmentación, en la expresión en sí, una aparente mayor atención a los detalles y un sentido de movimiento en la música más evidente. Agréguesele a esto la imponente y desatada referencia cosmogónica de naturaleza obscurantista que recubre e invade todo aspecto de Poizon of god.

El uso de sintetizadores cubre dos roles distintos de acuerdo a la necesidad de cada momento. En pistas sin percusión que pueden tomarse como introducciones o interludios, estos podrían compararse al reduccionismo mistificante de Ildjarn en Landscapes, cuyo minimalismo paradójicamente conlleva grandiosidad contemplativa. Poizon of god (nótese la minúscula con que se devalúa al pseudo altísimo), luego toma de esos artífices de magia negra, Emperor, la forma en que los teclados recubren dinámicas guitarras y energética batería, sin llegar a perder el sentido original que caracteriza a ABYSSUM. Las vocales se sienten dispersas, esparcidas en gemidos y gritos agonizantes: en medio de la tormenta fluvial de los teclados, son el vivo reflejo de las almas humanas ahogadas en el océano de energía cósmica sin haberse materializado.  La exquisitez de la producción debe mucho a la forma en que las guitarras y los teclados del álbum están repartidos en capas de división clarísima, mientras que la voz se esconde entre todo, mientras que la percusión penetra y soporta, todo en una sutil interacción que lo hace deleitable de escuchar. Además de los distintos efectos y sonidos de los sintetizadores, que son usados con discreción y solamente donde son absolutamente requeridos con una atención metódica y conservadora, una guitarra acústica gracia nuestros oídos en los interludios y se vuelve casi imperceptible en algunas de las canciones en las que es usada como fina capa, contribuyendo un efecto de mucho gusto al público solitario y atento.

La meta ultra-musical (más allá de la música pensada convencionalmente) presente es innegable, y su forma humilde mas efectiva de expresarse a través de la música como vehículo de experiencia. Estas son exploraciones en sonido que trabajan a manera de vías a portales, un rasgo que es compartido con los álbumes black metal más fuertemente arraigados a una fuente metafísica.  Se reconoce que este no es un proyecto que despilfarra técnica, y los métodos, aunque intuitivamente efectivos, no son nada refinados. Es por esto que no serviría como un estudio técnico, es decir, no está hecho para quienes buscan algo de índole académica. Súmesele a eso el que el balance entre evocación y la construcción formal de música conserva el decoro, y a medida que se aproxima a límites razonables en una creación atmosférica, cada momento carece de significado mas la secuencia de varios de ellos agregados forma una idea. Dicha secuencia se vuelve un proceso transformativo y el álbum como un todo constituye pasos hacia una epifanía. Este colgar en el balance, realizado sobre la división entre la evocación artística y los disparates de un loco, contribuye en gran manera a su poder,  pero este poder sólo se manifiesta una vez que el oyente deja de inspeccionar, y en lugar de  activamente buscar arreglos musicales “interesantes”, deja que el torrente de notas lo desplace.

La metodología del black metal clásico que usa la repetición para canalizar energías está presente aquí en su forma más pura. El veterano oyente sabrá como sentir el flujo de la música y engancharse a el como si fuese un organismo trascendental, sin preocuparse por la física de los particulares. La única excepción a esto sería si la música fallara al presentar elementos distraídos e incoherentes, de la manera en que algunos intenten pasar por “creativos” al presentar una masa desorganizado de pensamientos aleatorios. La repetición de un patrón en la música de ABYSSUM a través de secciones se asemeja, más bien, a la forma en que las estancias en un mantra se tienen que decir. El secreto, ambos del mantra y el black metal, se encuentra en el poder que reside no en el pasaje repetido, pero en las pequeñas variaciones y formas truncadas que lo traen a la vida. El método del black metal, su pulso y ritmo en alternaciones de palabra y frase, se pueden ver reflejadas  claramente en una sección de la Épica de Gilgamesh, representada a continuación:

* Gilgamesh entró al túnel del Monte Mashu. Él guardaba las palabras del hombre-escorpión vivas en su mente y en su corazón para que el conocimiento de lo que se ponga delante de él disminuya su temor a la oscuridad.

*** Gilgamesh viajó de este a oeste como viaja el sol cada día. Cuando hubo caminado tres millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque no había luz. Cuando hubo caminado nueve millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque no había luz. Cuando hubo caminado dieciocho millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque no había luz.

*** Cuando hubo caminado veinticuatro millas, estuvo cansado e impaciente, y lloró en protesta. Tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, y todavía no había luz.

*** Cuando Gilgamesh hubo caminado veintisiete millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque todavía no había luz. Pero ahora podía sentir un viento soplando su cara, entonces apresuró sus pasos. Cuando hubo caminado treintitrés millas, vio el color rosa del amanecer en el cielo en frente de él, y para cuando hubo caminado treintiséis millas, el cielo delante de él estaba resplandeciente de la luz del sol.

*** Al salir del túnel, Gilgamesh llegó a una huerta de árboles-joyeros. Las frutas joyiformes y el follaje deslumbraban sus ojos en tanto destellaban a la luz del sol. Un viento suave ayudó a exhibir su belleza guiándolas en una graciosa danza entre sus ramas. Gilgamesh miró fascinado el glorioso jardín. Por un tiempo breve, olvidó su pena y su dolor, su fatiga y su miedo. Estaba seguro de que había entrado al jardín de los dioses celestiales.

(Fuente: http://www.scenia.org/paginas/gilgamesh6.html#data)

 

El texto del mantra no es nada cuando no es vocalizado en medio de las inhalaciones y exhalaciones de un ser vivo, quien ocasionalmente la brisa helada de la montaña hace estremecer. En Poizon of god,  la melodía cíclica es como el texto de la estrofa que no se cuenta mas es pronunciado por tanto tiempo como sea necesario para alcanzar cierto nivel de consciencia. Las guitarras proveen la robustez y la variación a este pensamiento, que a veces es concentrado, otras vacilante y entrecortado,  o más enfático. La batería tiene la función de pulmones y corazón, y es la representación de la vida orgánica que canaliza el mantra. Espacios y silencios, distintos patrones de percusión, distintos énfasis sobre la misma melodía, así como desiguales intensidades, describen, como un todo, el flujo de energía viviente.

Contrastando con la mayoría del black metal moderno, el trabajo de percusión de Akherra Phasmatanás se adhiere estrictamente al propósito inherente a la música, limitándose a complementar o a hacer contrapunto. En el pseudo black metal de ahora, la introducción de ritmos quasi tribales y polirítmos en arreglos llamativos, que  adyacentes resultan contrastantes, sólo sirven como distracciones. Éstas no son las sacras meditaciones o ceremonias negras de adeptos oscuros, sino más bien, las orgías hedonistas en las que se abusa de la droga y el alcohol, llevando a una falsa sensación de vacía pseudo espiritualidad.

Éste álbum comparte también con Nadia, de Cóndor, su cualidad privada, presentando un exterior aparentemente inocente, pero que esconde mundos de relaciones y matices varios que escapan la percepción de quienes no son capaces. Estos jamás encontraran las discretas entradas, los portales secretos, que permiten el ascenso. En este último aspecto, las dos obras contrastan con obras que son libaciones explícitas de magia negra, tales como Blessed are the Sick de Morbid Angel o In the Nightside Eclipse de Emperor. Para Nadia, por otro lado, esto es nada más un derivado de su preocupación con un espíritu romántico y melancólico que podría parecerle, al oyente casual, como indistinguible de lo más cliché y poco original – esconde un invaluable tesoro, talvez demasiado precioso para  ser reconocido por mentes vulgares. En el caso de Poizon of god, dicho resguardo es muy intencional, escondiendo lo valioso en plena luz del día, e intenta crear una distancia entre sí mismo y lo vano, vacío y equivocadamente pretencioso en el abundante pseudo black metal de hoy en día.

Una mejor visualización de como las entrañas están relacionadas con los exteriores se puede obtener mediante la un viaje mental a una choza decrépita construida al costado de una montaña, de manera que una de sus paredes y parte de su techo sea la piedra de montaña en sí. Ahora, al entrar a la humilde morada, se descubre una bodega y taller pequeño de aparente función diversa. El polvo lo cubre todo, ofreciendo una ventana pintoresca y nostálgica a otro tiempo, otra vida. Capturase así la atención del visitante, y bajo el escrutinio se revela una entrada clara, con marco de piedra, debajo de una de la mesa de trabajo. Ésta puede ser notada con facilidad al estar parado en el lugar preciso, a la hora precisa cuando los rayos del sol poniente entran por una de las ventanas e iluminan el cuarto en ángulo preciso. ¿Qué mundos subterráneos, con rica foresta y fauna, o qué catacumbas preservadas desde tiempos inmemoriales podríamos encontrar? Todo esto depende de la naturaleza del camino, de la música como método hacia el portal, que como espíritu guía inunda al viajero cósmico y permítele contemplar vías ocultas y entradas difusas.

[La versión original en inglés de esta reseña puede encontrarse en la revista de metal en línea más vieja del Internet.]