Abyssum Cum Foeda Sanie Ex Ore

Witches by Hans Baldung Grien, 1510


§ In the Studio, 2014

A portentous return to the studio, Cum Foeda Sanie Ex Ore represents a new stage in Abyssum’s development rooted in unique mystical seeds that gave rise to inconspicuously rich soundscapes of darkness but now moving beyond both musically and ideologically. In away, the present album is the closing of a chapter, while at the same time signifying the beginning of the new. Rather than hiding away beyond physical veils, Abyssum steps forth with strident power and magnificently embellishments that are not just augmentations but complementing organic outgrowths of an invisible central rod.

The release consists of an intro and outro and three extended tracks that defy definitions of conventional black metal without relying on avant-garde sensibilities or suffering of the mediocre malady of ‘flowing black metal’. Two of these main tracks are taken and enhanced from Poizon of god; these have been subject to constant, wandering evolution since their first intimations more than two decades ago. The third piece, ‘Mvundanvs, Inmvnde, Spiritvz’, is the latest published seed-idea composition to be published by Ebvleb for Abyssum.

Abyssum’s music is liberating, but not in a superfluous way, it is rather terrifying and magnificent and seems to open a rent in the fabric of our perception, leaving us vulnerable and open to the star-filled abyss that threatens to swallow us whole. It is a music of transcendental overcoming, entirely incomprehensible to those trapped in materialist, political, or merely ideological sets of mind. In short, it is music for elite minds —distinguishing the actual superior mind from the ‘Hominid Cleverness’ that many of society’s ‘high performers’ tend to exhibit.

‘Mvundanvs, Inmvnde, Spiritvz’ could be said to showcase a more explicit structural refinement that does not lose the holistic outlook which has made the manifestation of Abyssum’s music elusive for those not ready to let go of underlying mundane mindsets. The other hint of what the future may bring can be seen in 2015’s demo, All in Darkness, which contains a highly evolved version of another old seed idea from the first half of the 90s.  Seeing the latter as a fourth piece in a transition phase towards a new era, the perspicacious listener can witness the subtle outline of a sign pointing from a firm yet somewhat rigid structuring towards a more masterful codification.

One should also note the excellent job the session drummer does at emulating the personality and patterns that the original work of Abyssum displayed, as this preserves and enhances the aura of the music in no small manner. The sensibilities by the current drumming section can be appreciated even more in a live setting, where the individual has the chance of expressing his own personality even more within the spaces of the dynamic, flexible Abyssum style.

§ Raw Bloodied Live, 2015

Foremost amongst all things that could be said about this recording is the complete absence of synths in it, as the performance was a raw recording of drums, guitar and voice. One could expect that such a setting would call for certain adjustments to the sound of the instrument in order that the lack of layers was filled by a thicker sound from the guitar. Surprisingly, however, there is no clear augmentation of the stringed instrument, and instead we receive a rather unprocessed sound that is nonetheless penetrating, giving one the impression of a more rigid and skeletal feeling.

An effect of this is that arpeggiating patterns come through very clearly without the quality of the sound changing, giving it a uniform, more monolithic presentation that contributes to that slab-like impression of crudeness in this particular recording. Despite that outer appearance of unsophisticated uniformity, it is the performance itself, and the flexibility with which structures are treated specifically for this occasion that lets the spiritually sensitive listener access a dark world of painful and mysterious abundance to which they are made privy to by the amazing organicity of guitarist-vocalizer and drummer here.

The songs chosen for the release titled Desclávate de tu Cruz include a song that is not on Cum Foeda Sanie Ex Ore, but is in Poizon of god. This ‘Sacred Abyss’ is probably the most rigid piece in the current set, and represents the older, mid phase of this growing demon. What follows next are, from the writer’s point of view, the elite compositions of Abyssum in the current state of evolution that Ebvleb has taken them to; these are ‘Mvndanvs, Inmvnde Spiritvs’, ‘Todo En Tinieblas / All in Darkness’, and ‘Illusion of Pan’. Conspicuously missing from this selection, though perhaps not from the actual live performances, are the two main pieces from Thy Call, their flagship release, so to speak.

Many descriptors could be attached to this release, but a phrase like ‘diamond in the rough’ does not quite capture the exterior-to-interior relationship that we have here. Rather, the self-described musical obscurantism of Ebvleb fits specially well; that is, the music is organically rich, alive and potent in subtle but very palpable ways to those capable of walking through the purposely obfuscating veils in the presentation. That is not to say that value is abstract, because then this would be no better than the mediocre music of Satanic theist sophists, but that there is a purposeful setting up of crude layers that both enrich the aura of the content and hide the inner treasures from facile minds.

§ Rehearsal for 2014 album, 2017

The 2017 edition of Cum Foeda Sanie Ex Ore are the ultimatum that hails the new era of Abyssum, leaving us wondering what visions of impending transcendental, holistic reality the master necromancer will choose to reveal from his mental and spiritual journeys. Not only has a new, more personalized visual presentation been developed, but the release includes three final rehearsal tracks for the 2014 album which do not include synth work, but only drums and guitar, with a few guttural vocalizations here and there. To be sincere, however, the tracks do not appear to really be crude rehearsal recordings, which would be quite welcome, but rather a mix from the album that does not include the synth layers and allows the guitar sound to come to the forefront.

The result is most probably hard to listen to for most people, since the synth work is the most melodious and purely mystical of all musical sources within the music of Abyssum. Any serious listener, however, should have noticed from the original 2014 release that the guitar work is not a merely functional ‘flowing black metal’ appendix underscoring the synths (and which mistake could be made when first apprehending Thy Call), and can be seen as an independent but complimentary voice in the music. The additional tracks that remove the synth and allow us to hear the guitars bare confirm these observations beyond the shadow of a doubt.

Conversely, being able to expose oneself in full to the power and treasures of the written guitar lines on their own gives a new perspective to the recordings containing the synthwork. A deeper clarity for both enhances appreciation for the value of either, and when returning to Cum Foeda Sanie Ex Ore, the dual synth lines reaffirm their outworldly nature, their stellar origin, even as our awareness of and susceptibility to the black magic of the tremolo-picked guitar is taken to further realms of perception…

Abyssum Poizon of god

poizonofgodHabía pasado poco más de una década luego de la aparición del álbum debut de ABYSSUM, Thy Call, cuando la voz guía del proyecto, Rex Ebvleb, finalmente publicó un segundo álbum completo titulado Poizon of god. Este ofrecimiento tomó lugar en el año 2008, y fue tanto un paso hacia adelante como una evolución oscura del trabajo anterior. No está fuera de lugar señalar que de la mente maestra de ABYSSUM emanan asimismo otras manifestaciones de mundos paralelos capturados de maneras varias que canalizadas con destreza hacia distintas músicas como receptáculo . Se uniría a dicha empresa Akherra Phasmatanás, cuyas valiosas aportaciones irían más allá de apropiado arreglo musical y sobresaliente percusión, y quien también prestaría sus talentos en el campo del arte visual.

Continuando en la misma línea metodológica de Thy Call, esta nueva encarnación musical no se concentra en lo que podríamos llamar las “secciones metal”, y en cambio, usa las secciones con distorsión  en la guitarra  y percusión agresiva como una gama de colores más a disposición de una música ambient negra. En general, la técnica de composición debajo de todo no varía de manera significativa de aquella distante primera incursión, sin embargo, podemos escuchar un rango más amplio en la pigmentación, en la expresión en sí, una aparente mayor atención a los detalles y un sentido de movimiento en la música más evidente. Agréguesele a esto la imponente y desatada referencia cosmogónica de naturaleza obscurantista que recubre e invade todo aspecto de Poizon of god.

El uso de sintetizadores cubre dos roles distintos de acuerdo a la necesidad de cada momento. En pistas sin percusión que pueden tomarse como introducciones o interludios, estos podrían compararse al reduccionismo mistificante de Ildjarn en Landscapes, cuyo minimalismo paradójicamente conlleva grandiosidad contemplativa. Poizon of god (nótese la minúscula con que se devalúa al pseudo altísimo), luego toma de esos artífices de magia negra, Emperor, la forma en que los teclados recubren dinámicas guitarras y energética batería, sin llegar a perder el sentido original que caracteriza a ABYSSUM. Las vocales se sienten dispersas, esparcidas en gemidos y gritos agonizantes: en medio de la tormenta fluvial de los teclados, son el vivo reflejo de las almas humanas ahogadas en el océano de energía cósmica sin haberse materializado.  La exquisitez de la producción debe mucho a la forma en que las guitarras y los teclados del álbum están repartidos en capas de división clarísima, mientras que la voz se esconde entre todo, mientras que la percusión penetra y soporta, todo en una sutil interacción que lo hace deleitable de escuchar. Además de los distintos efectos y sonidos de los sintetizadores, que son usados con discreción y solamente donde son absolutamente requeridos con una atención metódica y conservadora, una guitarra acústica gracia nuestros oídos en los interludios y se vuelve casi imperceptible en algunas de las canciones en las que es usada como fina capa, contribuyendo un efecto de mucho gusto al público solitario y atento.

La meta ultra-musical (más allá de la música pensada convencionalmente) presente es innegable, y su forma humilde mas efectiva de expresarse a través de la música como vehículo de experiencia. Estas son exploraciones en sonido que trabajan a manera de vías a portales, un rasgo que es compartido con los álbumes black metal más fuertemente arraigados a una fuente metafísica.  Se reconoce que este no es un proyecto que despilfarra técnica, y los métodos, aunque intuitivamente efectivos, no son nada refinados. Es por esto que no serviría como un estudio técnico, es decir, no está hecho para quienes buscan algo de índole académica. Súmesele a eso el que el balance entre evocación y la construcción formal de música conserva el decoro, y a medida que se aproxima a límites razonables en una creación atmosférica, cada momento carece de significado mas la secuencia de varios de ellos agregados forma una idea. Dicha secuencia se vuelve un proceso transformativo y el álbum como un todo constituye pasos hacia una epifanía. Este colgar en el balance, realizado sobre la división entre la evocación artística y los disparates de un loco, contribuye en gran manera a su poder,  pero este poder sólo se manifiesta una vez que el oyente deja de inspeccionar, y en lugar de  activamente buscar arreglos musicales “interesantes”, deja que el torrente de notas lo desplace.

La metodología del black metal clásico que usa la repetición para canalizar energías está presente aquí en su forma más pura. El veterano oyente sabrá como sentir el flujo de la música y engancharse a el como si fuese un organismo trascendental, sin preocuparse por la física de los particulares. La única excepción a esto sería si la música fallara al presentar elementos distraídos e incoherentes, de la manera en que algunos intenten pasar por “creativos” al presentar una masa desorganizado de pensamientos aleatorios. La repetición de un patrón en la música de ABYSSUM a través de secciones se asemeja, más bien, a la forma en que las estancias en un mantra se tienen que decir. El secreto, ambos del mantra y el black metal, se encuentra en el poder que reside no en el pasaje repetido, pero en las pequeñas variaciones y formas truncadas que lo traen a la vida. El método del black metal, su pulso y ritmo en alternaciones de palabra y frase, se pueden ver reflejadas  claramente en una sección de la Épica de Gilgamesh, representada a continuación:

* Gilgamesh entró al túnel del Monte Mashu. Él guardaba las palabras del hombre-escorpión vivas en su mente y en su corazón para que el conocimiento de lo que se ponga delante de él disminuya su temor a la oscuridad.

*** Gilgamesh viajó de este a oeste como viaja el sol cada día. Cuando hubo caminado tres millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque no había luz. Cuando hubo caminado nueve millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque no había luz. Cuando hubo caminado dieciocho millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque no había luz.

*** Cuando hubo caminado veinticuatro millas, estuvo cansado e impaciente, y lloró en protesta. Tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, y todavía no había luz.

*** Cuando Gilgamesh hubo caminado veintisiete millas, tan densa era la oscuridad que nada podía ver delante y nada podía ver detrás suyo, porque todavía no había luz. Pero ahora podía sentir un viento soplando su cara, entonces apresuró sus pasos. Cuando hubo caminado treintitrés millas, vio el color rosa del amanecer en el cielo en frente de él, y para cuando hubo caminado treintiséis millas, el cielo delante de él estaba resplandeciente de la luz del sol.

*** Al salir del túnel, Gilgamesh llegó a una huerta de árboles-joyeros. Las frutas joyiformes y el follaje deslumbraban sus ojos en tanto destellaban a la luz del sol. Un viento suave ayudó a exhibir su belleza guiándolas en una graciosa danza entre sus ramas. Gilgamesh miró fascinado el glorioso jardín. Por un tiempo breve, olvidó su pena y su dolor, su fatiga y su miedo. Estaba seguro de que había entrado al jardín de los dioses celestiales.

(Fuente: http://www.scenia.org/paginas/gilgamesh6.html#data)

 

El texto del mantra no es nada cuando no es vocalizado en medio de las inhalaciones y exhalaciones de un ser vivo, quien ocasionalmente la brisa helada de la montaña hace estremecer. En Poizon of god,  la melodía cíclica es como el texto de la estrofa que no se cuenta mas es pronunciado por tanto tiempo como sea necesario para alcanzar cierto nivel de consciencia. Las guitarras proveen la robustez y la variación a este pensamiento, que a veces es concentrado, otras vacilante y entrecortado,  o más enfático. La batería tiene la función de pulmones y corazón, y es la representación de la vida orgánica que canaliza el mantra. Espacios y silencios, distintos patrones de percusión, distintos énfasis sobre la misma melodía, así como desiguales intensidades, describen, como un todo, el flujo de energía viviente.

Contrastando con la mayoría del black metal moderno, el trabajo de percusión de Akherra Phasmatanás se adhiere estrictamente al propósito inherente a la música, limitándose a complementar o a hacer contrapunto. En el pseudo black metal de ahora, la introducción de ritmos quasi tribales y polirítmos en arreglos llamativos, que  adyacentes resultan contrastantes, sólo sirven como distracciones. Éstas no son las sacras meditaciones o ceremonias negras de adeptos oscuros, sino más bien, las orgías hedonistas en las que se abusa de la droga y el alcohol, llevando a una falsa sensación de vacía pseudo espiritualidad.

Éste álbum comparte también con Nadia, de Cóndor, su cualidad privada, presentando un exterior aparentemente inocente, pero que esconde mundos de relaciones y matices varios que escapan la percepción de quienes no son capaces. Estos jamás encontraran las discretas entradas, los portales secretos, que permiten el ascenso. En este último aspecto, las dos obras contrastan con obras que son libaciones explícitas de magia negra, tales como Blessed are the Sick de Morbid Angel o In the Nightside Eclipse de Emperor. Para Nadia, por otro lado, esto es nada más un derivado de su preocupación con un espíritu romántico y melancólico que podría parecerle, al oyente casual, como indistinguible de lo más cliché y poco original – esconde un invaluable tesoro, talvez demasiado precioso para  ser reconocido por mentes vulgares. En el caso de Poizon of god, dicho resguardo es muy intencional, escondiendo lo valioso en plena luz del día, e intenta crear una distancia entre sí mismo y lo vano, vacío y equivocadamente pretencioso en el abundante pseudo black metal de hoy en día.

Una mejor visualización de como las entrañas están relacionadas con los exteriores se puede obtener mediante la un viaje mental a una choza decrépita construida al costado de una montaña, de manera que una de sus paredes y parte de su techo sea la piedra de montaña en sí. Ahora, al entrar a la humilde morada, se descubre una bodega y taller pequeño de aparente función diversa. El polvo lo cubre todo, ofreciendo una ventana pintoresca y nostálgica a otro tiempo, otra vida. Capturase así la atención del visitante, y bajo el escrutinio se revela una entrada clara, con marco de piedra, debajo de una de la mesa de trabajo. Ésta puede ser notada con facilidad al estar parado en el lugar preciso, a la hora precisa cuando los rayos del sol poniente entran por una de las ventanas e iluminan el cuarto en ángulo preciso. ¿Qué mundos subterráneos, con rica foresta y fauna, o qué catacumbas preservadas desde tiempos inmemoriales podríamos encontrar? Todo esto depende de la naturaleza del camino, de la música como método hacia el portal, que como espíritu guía inunda al viajero cósmico y permítele contemplar vías ocultas y entradas difusas.

[La versión original en inglés de esta reseña puede encontrarse en la revista de metal en línea más vieja del Internet.]